Cuento de los agujeros de ratón

El cuento que vas a leer a continuación ha sido fruto de esas extrañas y maravillosas conversaciones que se dan a veces por la red.

En este caso, la conversación fue con Martes de Cuento, cuyo blog te recomiendo que leas. Así que se podría decir que ha sido fruto del caos de #Jerby y la imaginación de #Martes.

 

Todo el mundo sabe que en el universo, existen los agujeros negros y los agujero de gusano. O, al menos, casi todos han oído hablar alguna vez de ellos.

Pero muy pocos han oído hablar de los agujeros de ratón. Es más, los servicios de inteligencia de todo el mundo ponen el mayor de los empeños para que esto no salga a la luz.

 

Muy pocos han oído hablar de los agujeros de ratón en el universo. - comparte       

Powered by Vcgs-Toolbox

 

Aún así, y a riesgo del peligro que sé que voy a correr por revelar dicha información, ha llegado el momento de que todo salga a la luz y los habitantes del planeta sepan la verdad.

Empezaré diciendo que cuando el universo tiene un problema, recurre a los agujeros de ratón.

Te preguntarás qué problemas puede tener el universo. Pues, básicamente, los derivados de su expansión; porque, como ya sabes, el universo se expande.

No tendría mayor importancia que el universo se expandiera, al fin y al cabo no lo notamos, pero lo que ocurre es que en realidad, no existe el universo; sino el multiverso.

No entraré en detalles para no complicar las cosas. Baste decir que en los límites del universo, pasan cosas muy raras. Allí, más allá de lo que conocemos, donde acaba todo, en los confines de las galaxias conocidas, se encuentra el caos.

 

Ilustración: vía Pinterest

 

Pues bien, en esos límites, la expansión no es tan sencilla, porque, a veces, el universo entra en el caos; pero otras veces, es el caos el que entra en el universo.

Pero, ¿cómo se traspasa de uno a otro lado? ¡A través de los agujeros de ratón!

 

Los agujeros de ratón traspasan los límites del universo - comparte       

Powered by Vcgs-Toolbox

 

Así es como yo los llamo pero, en realidad, tienen un nombre impronunciable en un idioma que todavía ni se ha inventado. Y el motivo de denominarlos agujeros de ratón es porque yo soy un ratón.

Ah! ¡Es verdad! No me he presentado todavía. Me llamo #Jerby, y soy un ratón de larga cola, bloguero y tuitero. Vivo al borde del caos y este que anda por aquí cerca es Martes de Cuento, habitante de la Isla Imaginada, un bicho que todo lo lee y que, ahora mismo, anda husmeando mis letras porque quiere ser el primero en saber qué estoy escribiendo.

– Prosigue -me recuerda #Martes.

– Prosigo -le respondo amablemente.

Os contaba que, en los límites del universo, este y el caos interactúan continuamente mediante los agujeros de ratón.

Aunque no lo hacen del mismo modo en una y otra dirección.

 

Los agujeros de ratón no interactúan del mismo modo en una y otra dirección. - comparte       

Powered by Vcgs-Toolbox

 

Si es el universo el que entra en el caos, se produce un little bang, que es exactamente lo mismo que un big bang pero a pequeña escala. Entonces, todas las leyes espacio-tiempo se reproducen de nuevo, incluido un pequeño límite en el universo.

Pero si por el contrario, es el caos el que entra en el universo, entonces lo que ocurre es que se producen unas ondas fuera de las leyes espacio-tiempo imposibles de medir o cuantificar; tampoco sería posible percibirlas, ni siquiera si el más potente de los telescopios fuera 1.000.000 de veces más potente que ahora podría captarlas. Pues bien, es en una de esas ondas donde habito yo.

Como todas las ondas del caos están unidas de forma cuántica, yo puedo ir de un caos a otro instantáneamente, pero prefiero tomarme las cosas con tranquilidad; por lo que me he instalado en el caos digital.

Así que si algún día te lías en la red, ven a visitarme y te diré cómo surfear la situación.

Pero como el caos es el caos y uno nunca puede estar seguro de nada con él, si no me encuentras ahí puedes buscarme en Google+, Twitter y Blogs, y tal vez, te siga contando esta historia.

 

Comentarios

Siempre puedes contactar conmigo a través de la zona de comentarios de este y otros blogs. También tienes estas otras formas de contacto. Sea cual sea el canal que consideres más oportuno, no dejes de enviarme tus comentarios. Este blog se alimenta de ellos.

 

Si te ha gustado el cuento, compártelo en las redes