Foco y marco

El artículo de la semana pasada sobre la desmotivación, me trajo a la mente enseguida dos palabras: foco y marco.

Generalmente, cuando tengo claro el artículo que quiero publicar comienzo con un frase de introducción en negrita y seguidamente busco en Google una imagen destacada. La imagen destacada que puedes ver arriba viene de este artículo que me llevó al vídeo que verás abajo.

 

Foco

Hace tiempo que le estoy dando vueltas al tema de los prototipos. Hasta tal punto que posiblemente ese sea mi foco. Esto me ha llevado a pensar en el blog como prototipo.

Con pocos elementos  (básicamente, artículos y redes sociales), se puede construir un prototipo bastante digno. No me extenderé porque este tema está ya desarrollado en muchos de mis artículos, además de los dos que te he dejado como referencia. Solo un pequeño detalle:

 

Los prototipos sirven para aprender lo que debes evitar. - comparte       

Powered by Vcgs-Toolbox

 

Marco

Aquí es en donde fallaba un poco mi planteamiento. Estamos tan acostumbrados a la economía productiva, que no era consciente de la economía reproductiva.

 

economía reproductiva

 

Como puedes observar en el gráfico, infografía o como quieras verlo hay una economía reproductiva o de cuidados invisible que se produce en el ámbito privado o del hogar.

Aunque se suele referir al cuidado del hogar, niños y dependientes, en alguna forma es también el trabajo del bloguero. Un trabajo no valorado pero que sirve por ejemplo, a través de las cookies, como nos cuenta Carlos Girón, para que la economía productiva vaya perfilando los productos o servicios que nos va a meter entre pecho y espalda.

Ya sabes que el big data se alimenta de cookies.

En alguna forma, estamos dando de comer a la bestia que al final nos acabará devorando a nosotros mismos si no somos capaces de hacer las cosas de otra manera.

 

Afortunadamente, también alimentamos a la economía reproductiva. - comparte       

Powered by Vcgs-Toolbox

 

Alex Rovira

Como te decía más arriba, en el proceso de preparación de este artículo, llegué al siguiente vídeo:

 

 

Desde que leí su libro La Buena Suerte, Alex Rovira ha sido unos de mis referentes; aunque tengo que reconocer que no se puede decir que lo sigo precisamente.

Rovira es un empresario de éxito, pero no del éxito tal como se suele entender generalmente. Como habrás podido comprobar por su vídeo.

 

Comentarios

Al final, todo son conversaciones. Y aunque las conversaciones que se pueden dar en una zona de comentarios no son las mismas que las conversaciones presenciales, por algo se empieza.

 

Si te ha gustado el artículo, compártelo en las redes